DISEÑAR UNA SESIÓN DE REHABILITACIÓN

Lic.Javier Asinari.

nos deja un gran blog con esta temática tan interesante.

 

Introducción:

Muchas veces nos encontramos ante la necesidad de prescribir a nuestros pacientes un programa de rehabilitación centrado en terapia física con fines de mejorar la capacidad funcional disminuida tras una lesión, dolencia o limitación física.

Ante esta necesidad, surgen una gran cantidad de ejercicios que nos gustan, nos resultan atractivos en redes sociales, o simplemente conocemos y tendemos a listarlos sin un criterio, o lógica de pensamiento acerca del orden, volumen, intensidad, pausa, etc.

Por esto, contar con un constructo acerca de cómo organizar una sesión de terapia física es muy importante para optimizar el resultado del paciente, sino también a fines de organizarnos y ahorrarnos tiempo de diseño de nuestros programas de rehabilitación.

¿Cuáles son las variables que considero en el diseño de una sesión?

1. Necesidades de la persona
2. Objetivos de la rehabilitación o el entrenamiento
3. Indicadores de rendimiento
4. Orientación de la fuerza y la resistencia CV
5. Selección de ejercicios y orden dentro de la sesión
6. Dosificación

        (Volumen [sets*reps] / Pausa / Intensidad / Velocidad de ejecución Periodización o cómo vamos a progresar la carga)

 

De esta forma, tenemos muchas maneras de variar o progresar / manipular la carga de entrenamiento o rehabilitación, que se consigue no solo con la variación de ejercicios en cada sesión, sino que es importante repetir estructuras para conseguir adaptaciones positivas, en términos de fuerza – movilidad – flexibilidad o la capacidad que estimulemos.

 

Diseño del programa

Una vez que fuimos capaces de establecer los primeros 4 puntos mencionados, llega el momento de seleccionar los ejercicios, ordenarlos dentro de la sesión y por último establecer la dosis a utilizar, casi como si de un fármaco se tratara. 

El diseño que utilizo es de 

  • Activación general – Preparación para el movimiento [PFM]

Momento de abandonar definitivamente los clásicos 10min de bicicleta como estrategia de entrada en calor, y empezar a optimizar este tiempo con propuestas que busquen mejorar la disponibilidad articular y miofascial, según los déficits que tenga el paciente o el deportista (ej. ROM disminuido en tobillo – cadera – columna dorsal – etc.) o bien de acuerdo al objetivo de la sesión o los ejercicios del desarrollo principal (no es lo mismo la preparación para una sentadilla que para un peso muerto)

  • Activación Específica 

Bloque importante complementario del primero, donde buscaremos optimizar tanto la estabilidad del CORE como la estabilidad distal. 

Además, este es el momento para poner en acción al sistema nervioso a través de acciones isométricas, con fines analgésicos en caso de la presencia de dolor, como acciones isométricas explosivas, con foco en mejorar el RFD en músculos inhibidos o con déficit de esta variable

Por último, en lesiones de miembros inferiores, es un buen momento para incorporar fundamentos de la mecánica de la marcha, la carrera o los cambios de dirección enfatizando posturas corporales e integrando el movimiento de forma controlada, segura y con baja carga. La idea de hacerlo en este momento de la sesión obedece a la necesidad de no estar fatigado para que el sistema nervioso pueda intervenir sin condicionamientos. 

  • Desarrollo de la sesión

La etapa que ocupa mayor parte de la sesión, en donde el foco principal está en la recuperación de una lesión o la mejora del rendimiento.

De acuerdo a la lesión, seleccionaremos ejercicios que tengan mayor o menor impacto en la región involucrada, y con ello aspectos de la dosis. Simple, no es lo mismo una afección en rodilla, que en hombro o espalda baja.

A esta instancia, me gusta organizarla por sub etapas o bloques, que no se cumplen en todos los casos, pero sí tengo presente. 

  • Velocidad / Saltabilidad / Lanzamientos 

La primera etapa del desarrollo principal, donde me centro en prescripciones basadas en la fuerza útil, o en la aplicación de fuerza por unidad de tiempo, a través de gestos balísticos explosivos.

Para algunas personas, en esta etapa entraran al principio desaceleraciones y tareas con foco en el control de la amortización y luego en el continuo de la rehabilitación podremos progresar hacia saltos verticales u horizontales a dos piernas, luego a una, al principio sin carga y luego con carga. Todo depende. Pero es importante saber que esa selección tendría lugar en esta etapa del plan. 

El objetivo es promover el aprendizaje de gestos simples, que luego se volverán más complejos y caóticos, para desarrollar la capacidad de tolerar contactos con el suelo a fines de promover el retorno a la carrera, al salto, al sprint, etc.

  • Fuerza

Según las necesidades de la persona, lo que sigue es el desarrollo y la mejora de la expresión de fuerza. La selección y dosificación, es dependiente de la orientación que elijamos. No es lo mismo una orientación estructural con foco en la mejora de la masa muscular, que una neuromuscular o metabólica con fines diametralmente opuestos.  

No obstante, en líneas generales, aquí ingresan ejercicios de empuje y tracción de miembros superiores o inferiores -tanto bi como unilaterales-, dominantes de rodilla, cadera o tobillo. Los ejercicios pueden ser los mismos pero las variables de la carga son las que muchas veces determinan la orientación del trabajo de fuerza (volumen / intensidad / densidad / frecuencia / etc.) 

  1. Accesorios

Mi parte final, que es reemplazable o negociable en términos de tiempo o posibilidades, pero que no son menos importantes. En este bloque prescribo estímulos adicionales que necesite la región o el área afectada con fines complementarios, como así también ejercicios preventivos basados en las características del deporte / puesto / etc. 

¿Quieres aprender más? Explora nuestros cursos en nuestra . Ver cursos ->

CONTACTANOS

+54 9 3516-512393
contacto@equipophysical.com

¡DEJANOS TU MENSAJE!