EL ROL DE LA HIDROTERAPIA DESPUÉS DE LA RECONSTRUCCIÓN DEL LCA

Un articulo escrito por

Lic.Andres Cravero

INTRODUCCIÓN

La fase inicial (primeras 12 semanas) de rehabilitación después de la reconstrucción del LCA es crucial para sentar las bases de una recuperación exitosa. Durante esta fase, los objetivos principales son controlar el dolor y la hinchazón, restaurar el rango de movimiento (ROM), recuperar los patrones de movimiento básicos y mejorar la función general. La hidroterapia desempeña un papel valioso durante esta fase al proporcionar un entorno seguro y de bajo impacto que ayuda a controlar el dolor y la hinchazón, facilita el movimiento controlado y ofrece una forma única de entrenamiento de resistencia que los ejercicios en tierra no pueden replicar con tanta eficacia.

LOS BENEFICIOS DE LA HIDROTERAPIA EN LA REHABILITACIÓN DEL LCA

 

1) Reducción del impacto al soportar peso

Una de las principales ventajas de la hidroterapia es su capacidad de proporcionar un entorno de bajo impacto para la rehabilitación. La flotabilidad del agua sostiene el cuerpo, reduciendo la cantidad de peso que soporta la rodilla lesionada. Esto permite la movilización temprana y los ejercicios con pesas, que son fundamentales para restaurar la función normal de la articulación sin exacerbar la lesión.

Cuando una persona se sumerge en agua a diferentes niveles, su peso aparente (el peso percibido que siente) cambia debido a la fuerza de flotación que ejerce el agua. Una estimación aproximada del porcentaje del peso de una persona que sentiría en diferentes niveles de inmersión:

  1. Nivel de hombros (Aprox. 10-20% del peso corporal).
  2. Nivel del pecho (Aprox. 30-40 % del peso corporal).
  3. Nivel de cintura (Aprox. 50-60 % del peso corporal).

Estos son porcentajes aproximados y pueden variar según factores individuales como la composición corporal, la densidad del agua y la posición específica del cuerpo.

2)Presión hidrostática

En el contexto de la hidroterapia para pacientes con LCA, la presión hidrostática es relevante porque afecta al cuerpo cuando se sumerge en agua. Cuando una persona está sumergida, el agua ejerce presión sobre su cuerpo desde todas las direcciones. Esta presión aumenta con la profundidad. Ayuda en:

    • Reducir el edema y la hinchazón: La presión del agua puede ayudar a reducir la hinchazón y el edema (acumulación de líquido en los tejidos del cuerpo), especialmente en las extremidades. Esto se debe al aumento del retorno venoso y al mejor drenaje linfático.
    • Reducir la tensión muscular: La presión del agua puede tener un efecto de masaje en los músculos, ayudándolos a relajarse. Esto puede resultar especialmente útil para personas con un mayor tono muscular debido al dolor o a la compensación del movimiento.

3) Rango de movimiento mejorado

El agua tibia de la hidroterapia ayuda a relajar los músculos y aumentar la flexibilidad de las articulaciones. La naturaleza de apoyo del agua combinada con la presión hidrostática también permite un mayor rango de movimiento en las articulaciones. Esto es particularmente crucial para la rehabilitación de lesiones del LCA, ya que recuperar un rango completo de movimiento en la rodilla es ese777u76ncial para la recuperación funcional.

4) Mayor fuerza y resistencia muscular

La hidroterapia proporciona resistencia en múltiples direcciones, involucrando una amplia gama de músculos. Esto permite realizar ejercicios de fortalecimiento específicos para los cuádriceps, los isquiotibiales y otros músculos estabilizadores alrededor de la articulación de la rodilla. Estos ejercicios ayudan a restaurar el equilibrio muscular y la estabilidad general.

5) Reeducación neuromuscular

La resistencia al agua crea un entorno inestable que desafía la propiocepción y el equilibrio. Esto promueve la reeducación neuromuscular, entrenando al cuerpo para responder eficazmente a los movimientos dinámicos, lo cual es crucial para la recuperación de una lesión del LCA.

6) Acondicionamiento

El acondicionamiento en el contexto de la hidroterapia se refiere al uso de ejercicios y actividades acuáticas para mejorar la fuerza, la flexibilidad y la condición física general. Este enfoque combina los beneficios de la flotabilidad y la resistencia en el agua con ejercicios específicos para mejorar la condición física del individuo.

EJERCICIOS DE HIDROTERAPIA PARA LA REHABILITACIÓN DEL LCA

hay una serie de posibles líneas de ejercicio que se pueden incluir en la hidroterapia como parte del proceso de rehabilitación del LCA

Reeducación de la marcha:

Caminar con el agua hasta la cintura es un excelente ejercicio de bajo impacto para la rehabilitación en las primeras etapas. Permite al paciente comenzar actividades con soporte de peso mientras proporciona resistencia para la participación de los músculos.

Fuerza:

Las elevaciones de piernas realizadas en el agua apuntan a los cuádriceps y los flexores de la cadera. Estos ejercicios mejoran la fuerza y la estabilidad en la articulación de la rodilla. Los ejercicios de empuje de piernas e isquiotibiales con flotadores anudados también ayudan a la activación muscular y la fuerza de las extremidades inferiores.

Estabilidad:

Pararse sobre una pierna en el agua desafía el equilibrio y la propiocepción. Se pueden realizar variaciones de este ejercicio para aumentar progresivamente la dificultad

Control motor:

La hidroterapia, puede aportar varios beneficios para el control motor, que se refiere a la capacidad de coordinar movimientos y controlar las acciones musculares. Estas son algunas de las ventajas de incorporar la hidroterapia en la rehabilitación del control motor: efecto de gravedad reducido, aumento de la propiocepción, mejora del equilibrio y la estabilidad, facilitación de los movimientos funcionales, estimulación sensorial.

Saltos y Pliometría:

En etapas posteriores de la rehabilitación, se pueden incorporar al programa de hidroterapia ejercicios pliométricos como saltos. Estas actividades ayudan a recuperar la fuerza explosiva y la agilidad.

Correr:

El uso seguro y confiado de la cinta de correr subacuática es un criterio muy importante a alcanzar en la progresión hacia el alta de la hidroterapia y la carrera en tierra. Como ejercicio de bajo impacto y relativamente seguro, observamos una gran mejora en la confianza del paciente al completar este hito durante la rehabilitación y al mismo tiempo proteger la rodilla operada.

CREACIÓN DE UN PROTOCOLO DE HIDROTERAPIA EFICAZ

Se debe diseñar un programa de hidroterapia personalizado en función de la lesión o operación del LCA específica del individuo y la etapa de rehabilitación. Es fundamental diseñar un protocolo que esté alineado con el protocolo terrestre para que podamos avanzar de manera segura y consistente.

Antes de comenzar el tratamiento, se debe realizar una evaluación de cualquier problema médico que pueda afectar la seguridad de las sesiones de hidroterapia. Además, para que cualquier paciente posquirúrgico sea derivado a Hydro es obligatorio que la herida esté seca y limpia.

PROTOCOLO DE HIDROTERAPIA ASPETAR ACL:

La hidroterapia proporciona un entorno único para la rehabilitación debido a las propiedades de flotabilidad y resistencia del agua. Estas propiedades permiten reducir la carga de peso en las articulaciones y, al mismo tiempo, proporcionan un entorno de apoyo para ejercicios específicos.

Este protocolo creado por Aspetar describe una serie progresiva de ejercicios y actividades adaptadas a las etapas de la rehabilitación del LCA. Incluye un enfoque de múltiples fases, cada una de las cuales está diseñada para abordar objetivos y desafíos específicos encontrados durante el proceso de rehabilitación.

CRITERIOS DE INICIO (APROXIMADAMENTE 12 SEMANAS DESPUÉS DE LA CIRUGÍA DEPENDIENDO DE LAS PRECAUCIONES POSTOPERATORIAS TEMPRANAS SOBRE SOPORTE DE PESO Y ROM):

En el agua el deportista debería poder:

  • • Correr en la cinta a una velocidad de 8-10 km/h durante 15 min. sin dolor 40-50% del peso corporal
  • • Saltos altos profundos estacionarios: con una y dos piernas
  • • No reportar dolor durante ni el segundo día después del inicio.

Al final de la fase de rehabilitación de hidroterapia, el paciente debería poder empezar a correr en el AlterG y empezar a progresar hasta alcanzar más del 50% de su peso corporal. Si hay algún brote durante esta fase inicial de carrera, el paciente puede ser remitido nuevamente para una progresión de carrera en la piscina durante 2 semanas. Después de finalizar el protocolo de hidroterapia, el paciente puede ser remitido a hidroterapia para su recuperación como parte de su camino hacia el alta.

CONCLUSIÓN

La hidroterapia es una herramienta valiosa en la rehabilitación después de la reconstrucción del LCA. Sus beneficios son reducir el estrés al soportar peso, mejorar el rango de movimiento, mejorar la fuerza muscular, promover la reeducación neuromuscular y reducir el dolor, lo que lo convierte en un componente esencial de un programa de rehabilitación integral. Cuando se implementa bajo la guía de un profesional de la salud calificado, la hidroterapia puede acelerar significativamente el proceso de recuperación y facilitar un regreso seguro al deporte y las actividades diarias para personas con lesiones del ligamento cruzado anterior.

CONTACTANOS

+54 9 3516-512393
contacto@equipophysical.com

¡DEJANOS TU MENSAJE!

REGISTRARSE