REHABILITACION DE LIGAMENTO CRUZADO ANTERIOR (LCA). ¿Cómo podemos organizarnos?

Lic. Iván Molina

Introducción

En esta serie de entradas al blog, plantearemos los desafíos y aspectos más importantes de la rehabilitación de la lesión de LCA, tan frecuente en nuestro medio y en nuestro día a día como Kinesiológicos o especialistas en ciencias del movimiento y la salud. El objetivo de esta serie de entradas en profundizar en cada una de ellas, en los aspectos determinantes o hitos centrales que presenta el abordaje de un paciente deportista con lesión de LCA. En esta primera dejaremos planteado los aspectos que profundizaremos a posteriori, daremos un marco sobre cual marcaremos esta discusión.

» Por ello es que, también, analizaremos el paradigma actual de la toma de decisión de RTS contrastándolo con el paradigma tradicional»

Un poco de Epidemiologia

Las lesiones del ligamento cruzado anterior (LCA) de la rodilla se encuentran entre las lesiones importantes más comunes en el deporte y son de especial preocupación en deportes de equipo multidireccionales, como futbol, rugby, básquet, etc siendo una de las lesiones más comunes de la rodilla, con una incidencia de aproximadamente 85 cada 100 000 en pacientes de entre 16 y 39 años; con una tasa de incidencia mayor en las mujeres que en los hombres de 1,5 versus 0,9 cada 10.000 exposiciones atléticas durante un período de una temporada-25 años respectivamente.1-3 Las consecuencias físicas y psicosociales a corto plazo de una lesión de LCA son significativas, pudiendo tener costos personales significativos, resultando en la pérdida de una temporada deportiva, la pérdida de becas deportivas, un rendimiento académico reducido, sumado a un mayor riesgo de desarrollar osteoartrosis (OA) de rodilla a largo plazo con pérdida de la capacidad funcional.

El primer dilema.

Una vez asimilada la lesión por parte del atleta deberá enfrentarse a una primera decisión importante, la dualidad terapéutica disponible que, básicamente, consiste en si se someterá a un tratamiento quirúrgico o intentará una rehabilitación no quirúrgica. Todavía existe incertidumbre en cuanto a qué pacientes deben someterse a una cirugía inmediata y qué pacientes pueden ser tratados con éxito de forma no quirurgica.2 Se han descrito tres respuestas diferentes del paciente después de la lesión del LCA: (1) un paciente puede volver al nivel anterior a la lesión sin cirugía e inestabilidad subjetiva; (2) reducir su nivel de actividad para evitar la inestabilidad subjetiva; (3) una persona que no responde y no puede volver al nivel de actividad anterior a la lesión debido a la inestabilidad subjetiva y los episodios de inestabilidad.4 En este sentido, sin dudas que el médico debe compartir información sobre las opciones de tratamiento basadas en la evidencia y al mismo tiempo considerar las expectativas y los objetivos del paciente.2 Esta intervención basada en la evidencia por parte de los expertos ¿realmente sucede en nuestro ámbito? ¿se provee al paciente de toda la información disponible y las posibilidades terapéuticas o la mayoría de las veces la información brindada al paciente este sesgado bajo conflictos de intereses?

Nuestro primer desafío.

Completar un programa de entrenamiento neuromuscular y de fuerza progresivo temprano después de la lesión y luego evaluar la estabilidad dinámica es un componente crítico para proporcionar una visión temprana del pronóstico a largo plazo para los atletas jóvenes con ruptura del LCA.5 Este es uno de los motivos por el cual abordaremos, en futuras entradas en este blog, la relevancia de la rehabilitación pre-quirúrgica en el aumento de la función de la rodilla en el pos operatorio inmediato y a largo plazo, la importancia de esta etapa para la recolección de datos que nos serán de referencia a la hora de la toma de decisiones futuras, principalmente enfocadas en el retorno al deporte (RTS), cómo podemos en esta instancia aumentar las posibilidades de éxito de nuestro deportista, aumentar las tasas de RTS e incluso disminuir las probabilidades de re injuria.

La decisión más importante

A pesar del desarrollo de las pautas de retorno al deporte en los últimos años, todavía hay más preguntas que respuestas sobre los criterios más óptimos de retorno al deporte después de ACLR.6 Por ello es que, también, analizaremos el paradigma actual de la toma de decisión de RTS contrastándolo con el paradigma tradicional anterior, cual es el rol del Lic. en kinesiología y fisioterapia y que deberíamos de aportar a la hora de este tipo de decisiones. ¿De quién es la responsabilidad de dar luz verde para el RTS? ¿En base a qué criterios? ¿Qué es lo que realmente sucede en la práctica? ¿Cuáles son los impedimentos o barreras más frecuentes? Debatiremos sobre esta problemática crucial del proceso. Observaremos algunos datos sobre las tasas de RTS según las diferentes poblaciones (jóvenes, adultos, deportistas recreacionales y profesionales). Además, incluiremos al debate uno de las mayores conflictos y motivo de preocupación de este tipo de lesiones, que son las altas tasas de re injuria que aún se siguen presentando en la actualidad donde uno de cada cuatro adultos jóvenes que retornan a deportes de tipo I vuelven a sufrir una segunda lesión.7

Conclución e invitación

La idea de este blog no solo es brindar información actualizada y con evidencia, sino también, analizar, debatir y discutir con nuestros lectores las problemáticas y barreras con las que nos encontramos a diario en nuestro medio. En próximas entregas pondremos de manifiesto la evidencia actual sobre las diferentes posibilidades terapéuticas.
En esta primera instancia el objetivo es plantear y presentar la propuesta, e invitarles a que participen de manera activa en este espacio que busca ser de fomento, de crecimiento, de intercambio de opiniones, de maneras de trabajo, de relatar y mostrar diferentes realidades. Bajo este objetivo les proponemos que a continuación en los comentarios nos dejen alguna sugerencia sobre que les gustaría que abordemos sobre esta lesión que no hayamos mencionado en este post.

 

 

Referencias:

  1. Bassam Moses, John Orchard, Jessica Orchard (2012) Systematic Review: Annual Incidence of ACL Injury and Surgery in Various Populations, Research in Sports Medicine: An International Journal, 20:3-4, 157-179.
  2. Diermeier T et al. Treatment after anterior cruciate ligament injury: Panther Symposium ACL Treatment Consensus Group. Knee Surgery, Sports Traumatology, Arthroscopy. 2020.
  3. Montalvo AM, et al. ‘What’s my risk of sustaining an ACL injury while playing football (soccer)?’ A systematic review with meta-analysis. Br J Sports Med. 2018; 0:1–9.
  4. Noyes FR, Matthews DS, Mooar PA, Grood ES (1983) The symptomatic anterior cruciate-deficient knee. Part II: the results of rehabilitation, activity modification, and counseling on functional disability. J Bone Joint Surg Am 65:163–174.
  5. Thoma et al. Coper Classification Early After Anterior Cruciate Ligament Rupture Changes With Progressive Neuromuscular and Strength Training and Is Associated With 2-Year Success. The American Journal of Sports Medicine. 2019
  6. Dingenen, B. Gokeler A.. Optimization of the Return-to-Sport Paradigm After Anterior Cruciate Ligament Reconstruction: A Critical Step Back to Move Forward. Sports Med. 2017
  7. Wiggins AJ, Grandhi RK, Schneider DK, Stanfield D, Webster KE, Myer GD. Risk of secondary injury in younger athletes after anterior cruciate liga¬ment reconstruction: a systematic review and meta-analysis. Am J Sports Med. 2016; 44:1861- 1876.
Abrir chat